La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Los sueños son aspectos desconocidos de la existencia; vivimos absorbidos por el consumo, el trabajo, la rutina Y nos olvidamos totalmente del verdadero mundo interno.

A través de los sueños se puede conocer este mundo, así como también comprender la relación de la realidad interior con las vivencias cotidianas y con los diferentes comportamientos de  la personalidad que son para nosotros mismos imperceptibles.

Esta herramienta permite el autoconocimiento y el despertar de la conciencia.

El mundo interno es mucho más profundo e ilimitado que el mundo físico, en los sueños se  puede buscar la respuesta a los cuestionamientos que en el mundo físico no se pueden explicar con exactitud, pues la sabiduría interior es infinita. 

Necesitamos tener un acceso a esa información tan valiosa, que por falta de práctica e ignorancia es desperdiciada, mal interpretada o simplemente olvidada, bajo las presiones de un mundo limitado al consumo.

Si una persona está practicando la auto-observación y la eliminación de los “Yo.es”, de instante en instante,  percibe que los sueños se vuelven cada vez más claros, eso significa, que la persona puede estar consciente dentro de ellos, ir conscientemente al mundo interno, aprender e investigar directamente, y recordar más detalles de los mismos. 

En los sueños, podemos ir en busca de todas las verdades, pues poseen un lenguaje propio pudiendo ayudarnos  a resolver cualquier situación y descubrir el sentido de la vida.

Podemos también experimentar varios tipos de sueños:

 

1.  Sueño represivo: 

Estos sueños son los más comunes, estos muestran los deseos, malos pensamientos o emociones, que socialmente son rechazados o, que simplemente no pudimos hacer en el día y tampoco estuvimos alerta para eliminarlos; por lo tanto, nuestra personalidad los reprime, y como consecuencia, en las horas del sueño, dichos deseos se manifiestan.

Un ejemplo de esos sueños, son los sueños eróticos. 

 

 2.  Sueño obsesivo: 

 Estos sueños son la manifestación de deseos o pensamientos a los cuales se les da mucha energía en el diario vivir. Un ejemplo es cuando  se piensa todo el día en dinero, o en ganarse la lotería y como consecuencia en la noche soñamos que nos ganamos la lotería, o que alguien nos dio mucho dinero. 

 

3.  Sueño pesadilla:

 Las pesadillas son todos aquellos sueños angustiosos, con presencia de miedo, con imágenes poco agradables; dichos sueños están mostrándonos nuestros más profundos temores, nuestros traumas. Estos sueños pueden ser consecuencia de una vivencia traumática como una película de terror, un asesinato etc.. 

 

 5. SUEÑOS CONCIENTES

 En ese tipo de sueño la persona está consciente de estar soñando.

Puede experimentar la libertad de la conciencia y caminar adentro del sueño  con nitidez. 

Esos sueños aparecen naturalmente cuando usted está eliminando los “yo.es” porque en la eliminación de yo sicológico se recupera la energía que ese Comportamiento tiene embotellada.…

Para llegar a la conciencia en los sueños existen prácticas para ejercitar la capacidad de asombro, aquí veremos la clave de sol:

 La clave de SOL es para empezar a vivir en el INSTANTE.

Esa práctica es muy simple y necesaria para despertar la conciencia en el Mundo físico y en el mundo de los sueños.

En cualquier instante cuestiónese:

Sujeto: ¿Quién soy yo? Obsérvese, concéntrese en si mismo, en lo que piensa, lo que siente los gestos, tensiones de su CUERPO, dese cuenta de quien es .

Objeto: Qué estoy haciendo? fijarse en lo que está haciendo por ejemplo: caminando, voy para el trabajo, o comiendo, etc.

Lugar: ¿Dónde estoy? Estar atento dónde se está, observar cada detalle: el color de la ropa que se lleva, o las características del lugar.

Ahora cuestiónese: Estoy  soñando o estoy despierto? Y para confirmar estírese  el dedo y, o dé un salto.

El objetivo de esta practica, es hacerse  consciente  de uno mismo y de su entorno físico , para poder también  hacerse  consciente en el mundo de los sueños. Entre estas dos realidades  hay mucha similitud, sin embargo siempre hay detalles pequeños  que cambian en los sueños y que pueden servir como clave para darse cuenta de que se está en  un sueño, cuando en ese estado repitamos el ejercicio, probablemente,  los dedos se estiran, entonces podremos saber que estamos soñando. También puede dar un salto en la intención de volar.

Si es consciente de que está en un sueño aproveche la oportunidad para preguntarle a su SER lo que desee saber  de si mismo o del universo así como pida un destino un lugar donde quiera ir, recuerde que este trabajo es investigativo y que en los sueños Ud. está en un mundo eterno con mayores posibilidades de acceder a información.